Hablamos con Carlos Soria desde Katmandú a falta de dos días de regresar a casa y tras abandonar el campo base del Dhaulagiri donde ha pasado los últimos 35 días. Hacemos balance de una temporada en la que han realizado más de 100 test a todos con los que compartían la montaña.

“Hay mucha hipocresía entre los montañeros: cada vez están más obsesionados con la cima y la quieren a cualquier precio sin importarles las formas absolutamente nada”. Carlos Soria con sus 82 años y en el Himalaya desde el año 73, lo tiene claro. Las cosas cambian y hay que saber amoldarse a los cambios. Por eso, este año no se sorprende de lo vivido en el campo base del Dhaulagiri, sitiado también por el Covid como el Everest. No se sorprende pero sí que toma partido y consigue que todas las personas se realicen un test de antígenos. Algo que en el Everest nadie consiguió.

“Hay mucha hipocresía entre los montañeros: cada vez están más obsesionados con la cima y la quieren a cualquier precio sin importarles las formas absolutamente nada”

Carlos Soria

El resultado, un mes después, tan sólo se quedaron 15 personas en el campo base. Los tres miembros de su expedición y la gente que dio negativo. “Ha sido la expedición más dura de mi vida”, asegura durante la entrevista. Aunque no dudará en regresar en cuanto pueda. Los ochomiles son su vida, su ilusión y a falta está de dos de completar los 14 ochomiles.

“Piedra de Toque”, un podcast desde el techo del mundo

Cada semana espero compartir un podcast balance de la expedición. También me podréis escuchar en el programa Aventureros de Radio Vitoria/Radio Euskadi, así como los martes, en Boulevard Magazine a las 12.00 horas. Además de en otros medios que ya os iré anunciado. Piedra de Toque; un podcast desde el Everest, el techo de mundo con Iñaki Makazaga.

** Esta aventura sonora cuenta con el apoyo de Trangoworld **