Conectamos desde Piedra de Toque con el guía de viajes Xabier Bañuelos para descubrir las sensaciones que aporta navegar de la misma forma que en el siglo XVIII por una de las rutas habituales de los barcos que cruzaban el Atlántico

Un solo golpe de aire sobre las velas le basta a la goleta Atyla para comenzar a navegar. Construido íntegramente en madera, este barco escuela permite a los que navegan en él vivir las mismas sensaciones que tenían los marineros del siglo XVIII. Diseñada con los mismos cánones de esa época, transporta en el tiempo a los viajeros para disfrutar de esa misma experiencia. 

Aprovechamos que el periodista y guía de viajes Xabier Bañuelos se encuentra a bordo de la goleta para comprobar cómo es la vida en alta mar. Y conectamos con él desde ‘Piedra de Toque‘ a punto de unir las Azores con Bilbao, tras haber navegado ya desde Canarias a las Azores. En total, vivirá en este barco de 30 metros de eslora lo que se tarda en culminar las 3.000 millas náuticas necesarias para completar la ruta. 

SIGUE LEYENDO… Aquí puedes leer y escuchar el podcast en nuestra sección dentro de elDiario.es/Eusladi

** Esta aventura sonora cuenta con el apoyo de Trangoworld: entra en su web y selecciona todo lo que necesitas para tu nueva escapada a la naturaleza**”