“El Naranjo de Bulnes fue conquistado por Pedro Pidal y un pastor que le acompañaba”. A Kiko Betelu le sangraron los ojos cuando leyó este texto en una página de un diario nacional por la desconsideración con ese pastor, personaje secundario de una escalada histórica y gran protagonista de la gesta. Así que decidió convertirlo en protagonista de la sección La Montaña Desconocida que todas las semanas realizamos en Piedra de Toque para destacar la montaña no mediática creada por personajes secundarios y cimas alternativas. “Lo más justo hubiera sido escribirlo al revés: El Naranjo de Bulnes fue conquistado por Gregorio Pérez “El Cainejo” y un aristócrata que le acompañaba”. La entrevista fue emitida el sábado 3 de noviembre hoy lo compartimos con todos: pulsa el play de la barra de arriba justo debajo de la foto y descubre la verdadera historia.

 

 

 

El mérito fue de los dos. Pedro Pidal era un gran deportista y aristócrata asturiano que en un viaje a París descubrió la evolución del alpinismo: cómo ambiciosas expediciones conquistaban los Alpes cima a cima. Decidió entonces arriesgarse a ser el primero en pisar la cima de una montaña hasta entonces imposible: el Naranjo de Bulnes. Se entrenó en Chamonix, compró una cuerda en Londres y contrató a su guía de cacerías, el pastor Gregorio Pérez que descalzo abrió la vía y descendió cómo pudo asegurando a su cliente con una cuerda. Todavía hoy cuesta entender cómo lo consiguió y la vía sigue siendo un camino para gente experimentada.