edificio_plaza_bizkaia_bilbao

Ayer fue un día feliz en Bilbao. Llovió, hizo viento e incluso granizó. Pero la gente no suspiró, lo vieron como confetis que alargaban la fiesta del Athletic. La gente no caminaba por la calle, regateaba, hacía bicicletas, metía goles.

Hoy sale el sol y sigue reflejándose en las caras la ilusión despertada por ver de nuevo a la gabarra por el Abra. A ver qué pasa. En los bares de la calle Pozas todavía se oye el eco del partido. Las paredes gritan todavía “Toquero lehendakari”. Y es que para muchos vascos las elecciones han generado demasiada tensión. “Ahora que se repitan las elecciones“, gritó un aficionado con un katxi de cerveza en la mano.

El País abre hoy el suple del País Vasco con un tema que explica en parte porque se liberó tanta tensión con el Athletic. Más de 10.000 personas trabajan en la red de sociedades vinculadas al Gobierno. Cambio de partido en lehendakaritza, cambio de mandos, cambio de puestos de trabajo. Y 10.000 son muchos a los que hay que sumar los indirectos. Más de 30 años en el Gobierno da para tejer una sistema económico paralelo lo suficientemente denso como para que su caída sea tan dolorosa como la crisis económica.

Esto sí que va a suponer un verdadero cambio en Euskadi.

foto: Santos Cirilo