Descubrimos Sevilla en la sección Rutas Urbanas de Piedra de Toque con MyVuelingCity, un espacio en la que todos los meses comprobamos que con poco presupuesto podemos realizar una escapada por las principales capitales europeas. Hoy proponemos la capital de Andalucía en busca de sol, luz y calor. Carlos Medina, responsable de MyVuelingCity nos guía por la plaza de la Encarnación, Mercado de la Calle Feria para terminar en la Alameda de Hércules con la bicicleta como medio de transporte y el fado de Mariza y el nuevo espectáculo de Juan Perro como banda sonora. Escucha el podcast pulsando el play de la barra de reproducción justo debajo de la fotografía y busca el vuelo más económico con Vueling para redescubrir la otra cara de Sevilla alejada de los turistas y los altos precios.

 

“Sevilla gana mucha luz y color con el río Guadalquivir, el barrio de Triana y la Torre del Oro. Pero si nos alejamos de la ruta más clásica, merece la pena atravesar el puente de Triana y callejear por el barrio para que los precios no piquen y conocer la Sevilla de los sevillanos con sus bares, tiendas y terrazas”.

 

Partimos de la Plaza de la Encarnación dirección al Mercado de la Calle Feria para descubrir bares anticrisis a golpe de tapa. Por el camino, encontraremos Casa Vizcaíno, un rincón legendario de la ciudad con mucho sabor local y con el suelo alfombrado con las cáscaras de cacahuetes que acompañan a cada consumición.  Con poco presupuesto Sevici te alquila una bicicleta desde 1 euro que te permite devolverla en diferentes puntos de la ciudad para pasear a ritmo de los caminantes y sentir la ciudad.

 

La agenda cultural es otra de las buenas razones para conocer Sevilla como el concierto que acaba de dar Mariza o La Casa en el Aire con Juan Perro y su nuevo espectáculo. La música para MyVuelingCity siempre aporta un valor especial en los viajes porque transmite parte de la cultura de los lugares y abre la ciudad a los sentidos.

 

 

 

La otra cara de Sevilla, la canalla,  sale a tu encuentro en la Alameda de Hércules. El Central y el Café República reciben al visitante con un café al atardecer para cambiar a las copas en la sala FunClub que combina la buena música con la buena gente para dejarse llevar hasta que el sol se ponga.