Recorremos en “Piedra de Toque” una de las fronteras más violentas y olvidadas de América Latina junto a una red de jóvenes migrantes que se apoyan entre sí y que acaban de visitar Bilbao con la ONGD Alboan

La misma frontera por la que la familia de Linda Fernanda Lara dejaba a tras la violencia del conflicto colombiano en los años 90,  ha tenido que cruzar ahora ella para huir de la crisis humanitaria que sufre Venezuela. Y se ha encontrado lo mismo de lo que huían sus padres: una guerra abierta entre diferentes guerrillas y el ejército por el control de un paso fronterizo de más de 2.219 kilómetros.

Tan sólo durante el año pasado ha sido el escenario de 1.613 homicidios, 208 desapariciones y 555 enfrentamientos armados, según denuncia FundaRedes. Lara necesitó más de cinco días para atravesar el río a la espera de que las FARC diera el permiso a los migrantes que esperaban a ambos márgenes.

“Nos expusimos a la muerte, a minas anti persona y a que reclutaran a nuestros hijos”, explica ahora desde Bilbao a sus 22 años y como parte de una de las redes de jóvenes que el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) y la ONGD Alboan han creado en la zona para que las personas desplazadas por el conflicto de uno y otro lado de la frontera.

La frontera más violenta de América Latina

Aprovechamos en “Piedra de Toque” que diferentes jóvenes de esta red han visitado Bilbao para compartir su experiencia con otros jóvenes vascos dedicados a la acogida y acompañamiento de migrantes para conocer más sobre la vida en una de las fronteras más violentas de América Latina.

Lee el reportaje completo en elDiario.es

** Esta aventura sonora cuenta con el apoyo de Trangoworld: entra en su web y selecciona todo lo que necesitas para tu nueva escapada a la naturaleza**