“Cada vez hay más guerras y cada vez son más cruentas”. Éste es el balance de 2016 del coordinador general de proyectos de Médicos sin Fronteras (MSF) en Yemen, Juan Prieto (Santander, 1967), que en agosto sobrevivió al bombardeo de uno de sus hospitales. El ataque acabó con la vida de 19 personas y dejó 24 heridos. En total, MSF ha recibido en el último año 50 bombardeos en 21 instalaciones médicas diferentes, sobre todo en Siria y Yemen. Pese a todo, Prieto ha decidido quedarse y trabajar, como los 4.410 profesionales que MSF España tiene repartidos por todo el mundo y como invitan a todos en su última campaña de incidencia pública #Yomequedo presentada este miércoles en Bilbao. Hablamos con él para conocer sus razones para quedarse a pesar de jugarse la vida en cada destino.

“Si la ayuda humanitaria en Europa se va a utilizar con un fin político, no estamos de acuerdo, no queremos ser cómplices de ningún sufrimiento”

Pregunta: ¿Qué ha sucedido en los conflictos para que los hospitales también sean campo de batalla?

Respuesta: La respuesta no es fácil pero es una realidad: cada vez más estructuras de salud, así como escuelas y mercados, se han convertido en objetivos militares, en objetivos de guerra. Hemos recibido ataques en Siria, Afganistán y, en varias ocasiones, en Yemen donde los responsables gubernamentales dicen después que se debían a errores o a que en el interior se encontraba un objetivo militar. Cada vez ocurre más y supone violar el derecho internacional humanitario. Un hospital es un lugar neutral.

  • Puedes leer la entrevista completa en Planeta Futuro / El País y el audio lo puedes escuchar ya en los canales habituales de Piedra de Toque y en la barra de reproducciones que encabeza este post.