Los escaladores gasteiztarras Iker y Eneko Pou siguen ligando la escalada de máxima dificultad con la exploración y la aventura. Así lo demuestra su última expedición a la isla canadiense de Baffin en pleno Circulo Polar Ártico donde han realizado “una de las mayores expediciones de su vida”. Dos fotos de las paredes de esa zona les bastaron para organizar una expedición internacional de dos meses en las que han estado incomunicados más de 45 días rodeados de hielo y golpeados por el frío, el viento y la lluvia. Con temperaturas de más de 15ºC bajo cero han abierto cuatro vías nuevas de escalada especialmente la apertura de The Door (630 m, 8b) a la Belly Tower, que opta al título de vía en libre más difícil del Ártico. “Los inuits, esquimales que pueblan estas zonas, nos aconsejaban explorar otras tierras porque ni ellos las conocían”. Eneko Pou nos guío ayer por esta aventura en Piedra de Toque. Descubre los ingredientes de esta aventura en el podcast y comprobarás que quedan muchos retos pendientes más allá del Everest.

Tuvimos que llegar allí a través de un fiordo con motos de nieve por encima y allí nos abandonaban durante 45 días en los que teníamos que esperar al deshielo para que nos rescataran en barco. En esos días estuvimos totalmente incomunicados. Cualquier problema podía acabar en tragedia: no existía ni posibilidad de rescate por helicóptero. Vivimos días de riesgo total. El resultado ha sido genial: cuatro vías nuevas y muy buena convivencia al límite entre los siete integrantes.

 

 

El momento más duro de la expedición fueron los últimos 10 días en los que la falta de comida les generó situaciones difíciles más allá de los 22 días atrapados en sus tiendas de montaña por el mal tiempo. “Tuvimos que relajar al equipo porque sin comida cualquier chispa rompe la convivencia. Todos tenían ganas de volver a casa.  Dejamos la escalada para centrarnos en la supervivencia”.

La escalada en el Ártico es especialmente dura porque para escalar en libre tienes que hacerlo con la mano desnuda y con los pies de gato que no te permite circular la sangre en los pies. Escalamos cerca del mar hace que la humedad sea más dura que el propio frio con temperaturas de 15ºC bajo cero.