Llega el invierno y comienza una de las épocas más esperadas para disfrutar de las montañas. Un momento para insistir en que “siempre hay que ir al monte como si no existieran los equipos de rescate”. Éste es el consejo que nos da el ex himalayista vasco Juajo San Sebastián y responsable de Marketing de la BBK. “Todos queremos volver a casa después de esquiar, realizar travesías y escalar cimas pero hay algunos que no lo consiguen”. Por eso, durante esta semana en Bilbao se ha organizado una nueva edición de las Jornadas de Seguridad en Montaña. Aprovechamos el evento para hablar en Piedra de Toque con Juanjo de sus duras experiencia con las avalanchas y con Jordi Gavaldá, responsable de rescates del Valle de Arán.

Jordi Gavaldá lo tiene muy claro. “Ante las avalanchas no existen trucos mágicos pero sí actitud y formación”. La montaña cambia mucho de invierno a verano. Deja de ser tan accesible para convertís en un medio más salvaje y duro. “Para disfrutarla, necesitas más formación. El riesgo de avalanchas es muy alto, más en montañas empinadas y atractivas para realizar actividades. Hay que hacer un esfuerzo para conocer este medio y evitar accidentes”.

No hay claves mágicas pero sí una actitud correcta por parte del esquiador, del montañero. Lo imprescindible es ir a la montaña con el material básico. Cualquier persona está expuesta a avalanchas: vayas una vez al año o seas un profesional de la montaña. Material de seguridad y estar entrenado. Después comenzar a formarse. En los cursos te enseñarán a identificar el terreno avalanchoso: cuál es seguro y cuál no lo es. Por último, ir con la información del día para conocer la situación de la nieve.

Las estadísticas dan pistas claras a los responsables de rescate. Los accidentes de aludes en más del 90% están provocados por los propios esquiadores o alguien del grupo. En los aludes que afectan a los excursionistas tanto en Alpes como en Pirineos son aludes de placa.

“Los accidentes se dan por una mala decisión en torno a darse la vuelta o continuar. El subconsciente nos da mala pasadas. Hay que entrenarse en no ser víctima del subconsciente”

 Juanjo San Sebastián recordó sus malas experiencias con los aludes. “Los momentos más angustiosos de mi vida”. Ha sufrido tres, en el K2, Dhaulagiri y en el Monte Cook en Nueva Zelanda. En una de ellas se quedó enterrado durante más de diez minutos.