La ruta de la sede en bicicleta: desde Vitoria-Gasteiz hasta Tailandia a pedaladas para “limpiar la mente y el corazón”. Con estas premisas Mikel López de Luzuriaga ha recorrido durante ocho meses más de 14.000 km. Primero acompañado por dos amigos, después en solitario para darle la vuelta a la rutina. A su regreso a casa, volvemos a hablar con él desde Piedra de Toque para contagiarnos de su aventura, comprender que es posible romper con todo para viajar y también para conocer cómo es el regreso. Escucha la entrevista  e inspira nuevas escapadas. 

 

“Al regreso a casa todo te vuelve a avasallar en esta jungla. Siento todo lo que he vivido pero al regreso el ritmo está fijado. Eso sí, me siento mucho más contento, más lleno. Recorrer todos estos países en bicicleta me ha limpiado y me ha dejado claro que somos unos privilegiados por tener la oportunidad de realizar este tipo de viajes. Ahora toca asentarse de nuevo. Irán ha sido todo un descubrimiento por sus gentes, por sus paisajes, por su cultura. Kirguistán es otro de los países de los que guardo un mejor recuerdo. “