“Los libros te acompañan en los viajes, te ayudan a entender lo que sucede en el mundo y a descubrir las buenas historias”. Iván Marcos lo sabe bien. Dio la vuelta al mundo durante 15 meses como mochilero dentro de un proyecto de ingeniería competitiva llamado TrendsTrotter.  En realidad Iván nunca ha dejado de viajar. Los libros le ayudan a mantener siempre una ventana abierta a otros mundos.

El sábado nos propuso cinco clásicos de la literatura de viajes “para conocer el mundo, conocerse uno mismo y conocer a la gente que conforma nuestro planeta”.

Escucha el podcast y pon rostro a cada autor. A continuación los 5 clásicos seleccionados por Iván Marcos y extractos de sus reseñas en Leer y viajar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Patrick Leigh Fermor: El tiempo de los regalos, atravesando Europa año 1933.

“Aventurero, soñador, inconformista, lector, risueño, vividor  y humilde. Así es un joven de más de noventa años que vive a caballo entre una Grecia que ama y una Inglaterra que le veía nacer. Un escritor de viajes que  es considerado por muchos  como el hombre inglés más importante entre los vivos. Y es que muchos británicos  no ven solamente a un  escritor de viajes , ven a  un enorme viajero,  a un humilde ciudadano  y a todo un héroe de la Segunda Guerra Mundial. Este joven ahora está en un  cuerpo de anciano , y ese gran  hombre   se llama Patrick Leigh Fermor, y  tiene la categoría de Sir, aunque  humildemente siempre ha preferido que la gente lo llame Paddy”.

Colin Thubron: La sombra de la ruta de la seda,  un viaje de China al Mediterráneo

“Colin Thubron es un escritor y viajero al que admiro profundamente, siempre ha estado interesado en aquellos imperios que temía cuando era joven : el soviético y el chino. Como tal, el viajero educado en Eton ha dedicado parte de su vida a viajar por esos dos países. El conocer las realidades socioeconómicas, históricas, culturales  y humanas de esta parte del mundo ha servido como base para la obra literaria del autor británico .  A partir de esos viajes con su mochila y su libreta de notas nos  ha dejado  algunos de los más bellos libros de viajes que se han escrito en los últimos veinticinco años. Llegué el verano pasado con mi mochila a Irkutsk en  Siberia , en el legendario tren Transiberiano, pero mucho antes ya había llegado con la imaginación y el corazón con los fascinantes libros de Thubron : Entre rusos y el corazón perdido de Asia.Sin duda que no hay nada como leer y soñar con un lugar  antes de llegar a un destino descrito, eso es lo fascinante y maravilloso de la literatura de viajes y de escritores como el genial Thubron”.

Robert D Kaplan: Viaje a los confines de la tierra, desde África a Asia

“Todo el mundo real de las zonas del tercer mundo y de zonas con conflictos es el que interesa a Kaplan y a muchos reporteros que admiro . Son  el escenario sobre el que tienen lugar estos libros es el que ocupa a miles de millones de seres humanos y a la mayoría de los países que ocupan el planeta Tierra. Sus libros son en general una mezcla especial entre el análisis socio económico, el geopolítico,  la Historia y la literatura de viajes. Cuando lees a Kaplan descubres cosas que obviamente no salen en los telediarios ni en los periódicos”.

Manuel Leguineche: El camino más corto, Vuelta al mundo

“Una preciosa aventura que narra una vuelta al mundo en automóvil con unos compañeros americanos y un suizo que pretendían batir el record en distancia recorrida en automóvil. Un viaje hace ya casi cuarenta años,  un sueño real trepidante y lleno de emociones, experiencias y recuerdos de unos tiempos en el que no se habían masificado los viajes. Un viaje  romántico e inolvidable que duraba tres años y que marcó la futura vida de Leguineche en busca de la aventura, de los viajes y del buen periodismo en forma de corresponsal de guerra.”

 

Ryszard Kapuscinski: El Imperio, un recorrido por los pueblos que conformaron la URSS.

Ryszard Kapuscinski realizó entre 1989 y 1991 un largo viaje por los vastos territorios de la Unión Soviética. En esos años decisivos, cuando el imperio presentaba ya síntomas de derrumbe, este implacable cronista de su siglo visitó quince repúblicas y habló con cientos de ciudadanos acerca de las extraordinarias experiencias que les había tocado en suerte vivir, y el terror del cual estaban saliendo. Este libro (donde también se relatan las primeras incursiones de Kapuscinski en la Unión Soviética, entre los años 1939 y 1967) es el producto de una carrera para atrapar las memorias de los anónimos protagonistas de la Historia antes de que los terribles y pasmosos acontecimientos de esos años entren para siempre en el pasado